viernes, noviembre 5



Famoso compositor e intérprete. Nació el 2 de diciembre de 1919 en la ranchería de El Aguacate, en el Municipio de Cacahuatepec, en la Costa Chica de Oaxaca. Sus padres fueron don Francisco José María Carrillo Jiménez, originario de Cacahuatepec y doña Candelaria Morales, mulata, originaria de Juchitán Estado de Guerrero, quien falleció cuando Álvaro era todavía un niño. Después de la muerte de doña Candelaria, don José María Carrillo se trasladó a Cacahuatepec y contrajo nupcias con doña Teodora de Alarcón, de la cual el maestro Carrillo toma su segundo apellido.

Álvaro Carrillo cursó sus estudios primarios en Cacahuatepec y posteriormente en 1935 ingresó al Internado Agrícola Indígena de de San Pedro Amuzgos, Oaxaca, pero debido a una revuelta originada por el reparto de tierras, el Internado fue clausurado. En esta etapa de su vida entre fiestas populares donde se tocaba sobre todo chilenas y sones costeños, inició su carrera en la música. Fue así como compuso “Celia”, la letra de una canción que estaba inspirada en una compañera de estudios de quien Álvaro se enamoró. También fue en esta época cuando compuso a petición de un amigo “La Amuzgueña”, canción que estaba dedicada a la novia de aquél.

Se dispuso que los alumnos del ya clausurado Internado de Amuzgos se reincorporaran a los estudios en el internado de Ayotzinapam, en el estado de Guerrero. Al concluir sus estudios en este plantel, el compositor ingresó a la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo después de aprobar exitosamente el examen de admisión. Y se resalta “exitosamente” pues el reglamento de la E.N.A. que en aquel tiempo sólo permitía participar en el examen de admisión a alumnos con estudios a nivel secundaria, fue modificado para dar igual oportunidad a alumnos de los Internados Agrícolas. Fue así como el compositor pudo ingresar a la dicha escuela, aún sin haber cursado la escuela secundaria.

Cuando Álvaro cursó sus estudios en la E.N.A., lo hizo en la etapa en que existía el régimen militarizado. Su afición por las canciones lo llevó a escapar frecuentemente de
la Escuela y por consiguiente a acumular varias amonestaciones. Fue tal su pasión por la composición y la música que abandonó el estudio durante un año. El director lo convenció de que terminara sus estudios. Y así lo hizo, recibiendo el título de Ingeniero Agrónomo en 1945. Dejó a su escuela una canción de despedida que es como un himno para esa institución: “Adiós a Chapingo”.
Álvaro demostró su capacidad para el estudio, aún cuando no para la agricultura. El fue un bohemio, un gran compositor, intérprete de sus canciones y en este ámbito llegó a ser uno de los más grandes artistas mexicanos, de fama internacional.



Orgulloso por su escuela, bautiza a una de sus hijas con el nombre de ENA. Sin embargo, su vocación de Cancionero pudo más que su profesión de Ingeniero y decide dedicarse por completo a la música. Álvaro Carrillo fue más un Cancionero que un Compositor. La diferencia estriba en que el Compositor es un artista dedicado a transformar la vida en poemas musicales, mientras que el Cancionero es un artesano que nace con la vida como oficio, predestinado a transmitir las vivencias – propias o ajenas – en formas bellas de canción.

Como ingeniero, Álvaro trabajó en la Comisión Nacional del Maíz en la Ciudad de México. Sin embargo, él siguió componiendo canciones y a través de su amistad con el trovador Carlos Madrigal, logró que el Trío los Duendes le grabaran el tema “Amor mío”, el cual se convirtió en un gran éxito que le hizo abandonar por completo su profesión y dedicarse de lleno a la composición.
Otros cantantes que ya tenían cierta popularidad, comenzaron a cantar las canciones de Álvaro y así comenzó a ser conocido. El maestro, como era conocido en el medio, compuso más de 300 canciones en los géneros del paso doble, chilenas, bambucos, rancheras y bolero. También intervino en varios programas de radio, televisión, teatro de revista y centros nocturnos durante 15 años.

Entre las canciones más conocidas del maestro Carrillo se recuerdan Sabor a Mí, La Mentira (también conocida como "Se te Olvida"), Un Poco Más, El Andariego, Luz de Luna, orgullo, Dos Horas, Seguiré mi Viaje, Amor Mío, Eso Merece un Trago, Cancionero, La Hierbabuena, Yo Después, Un Minuto de Amor, Diariamente, Puedo Fallar, Un Segundo Después, Ya No Estás, No Te Vayas...No... y muchas otras que fueron interpretadas, entre otros artistas contemporáneos a Álvaro, por Marco Antonio Muñiz, Pedro Vargas, María Victoria, Linda Arce, Los Panchos, Los Duendes, Los Santos, Los Ases, Los Hermanos Reyes y Teresita, étc., pero sobre todo por su inseparable amigo: Pepe Jara, "El Trovador Solitario". Es responsable también de la famosa chilena Pinotepa que se baila en la Guelaguetza.

Álvaro Carrillo se convirtió en uno de los más famosos intérpretes en México y en el mundo. Sabor a mí, fue la canción con la que Álvaro Carrillo obtuvo el triunfo internacional. Esta canción dio vuelta al mundo, fue grabada en México, Francia, Bélgica, Grecia, Austria, Inglaterra, Italia, Holanda, España, Estados Unidos, etc. Frank Sinatra, Dorys Day, Percy Faith y Yoshiro Hiroishi fueron algunos de los famosos cantantes extranjeros que interpretaron sus canciones.

Álvaro Carrillo falleció en un accidente automovilístico el 3 de abril de 1969, cuando viajaba en automóvil con su familia circulando en la autopista México Puebla, debido a que un vehículo que se desplazaba en sentido contrario salió de su carril y se impactó contra el suyo. El chofer y su esposa, Ana María Inchaústegu, también fallecieron y milagrosamente se salvaron sus dos hijos que iban en el asiento trasero.

A pesar de que han pasado casi 40 años de aquel lamentable accidente, la obra de Carrillo continúa vigente. Cantantes de años más recientes como Armando Manzanero, Luis Miguel, Vicente Fernández, Alejandro Fernández, Gloria Estefan, Rocío Durcal, Café Tacuba, Tania Libertad, José José, Dyango, Julio Iglesias, Ana Belén, Yuri, Dulce, Ana Gabriel, Alejandra Ávalos, entre otros, han interpretado sus canciones.

La Universidad Autónoma Chapingo le rinde honor cada año, llevando a cabo el concurso “Festival de la Canción de Aficionados Álvaro Carrillo”, en el que participan alumnos de la institución en las categorías de composición poética e interpretación de sus canciones. El evento se lleva a cabo en el auditorio universitario que lleva el nombre del gran compositor y normalmente asisten los que fueron sus compañeros de estudios en la E.N.A.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Busca en este Blog

¿Chapinguero, cuanto ganas de sueldo al mes?

Visitantes

Suscribete

Ingresa tu correo electronico y recibe publicaciones en tu bandeja de entrada:

Delivered by FeedBurner

Con la tecnología de Blogger.

Lo más visto esta semana

Chapingueros y Blogueros